skip to Main Content
empleo de asistente virtual

¿Cómo saber si un empleo de asistente virtual es para ti?

El empleo de asistente virtual es la mayor tendencia laboral en la actualidad pero ¿es realmente para ti?

Verás, los asistentes virtuales han estado en el mundo profesional por al menos unos 20 años. Sin embargo, con el avance de la tecnología, la profesión ha ido evolucionando también. Tanto así, que muchas personas que trabajaban como profesionales presenciales se han vuelto trabajadores remotos.

Esto obviamente está ligado al impulso que dio la pandemia y que en el sentido más positivo se convirtió en una oportunidad; una que muchos profesionales en el mundo entero, pero especialmente en Latinoamérica, están aprovechando. 

Tengamos en cuenta que Estados Unidos es uno de los países con mayor cantidad de startups en el mundo entero. Esto obviamente representa una ventaja para los latinoamericanos que conocen la cultura de trabajo estadounidense.  

Ahora bien, es necesario ser realistas cuando pensamos en cuál podría ser un empleo adecuado; además de saber con seguridad cuáles son las habilidades que tenemos y podemos ofrecer como servicios a esas empresas.

habilidades

Considera tus habilidades blandas 

Como hemos mencionado en artículos anteriores, es importante tener en cuenta la perspectiva del empleador o cliente. 

Contratar a personas en locaciones remotas puede representar un riesgo para muchos empresarios. Especialmente si no han tenido en cuenta ciertos aspectos legales en contratación; esto hace que ellos puedan ser mucho más vulnerables a estafas. 

Entonces, ¿qué puede valorar un empresario en un trabajador remoto?

Honestidad, principalmente, así como buena comunicación, sentido de responsabilidad y autogestión para cumplir plazos. Entre otros factores también podemos encontrar la proactividad y la organización. 

Ten en cuenta que si eres una persona que no se sabe organizar, el empleo de asistente virtual no es para ti. 

organizational skills

Revisa las habilidades duras que debe tener alguien con un empleo de asistente virtual 

Así como son necesarias las habilidades blandas para conectar con la cultura corporativa de los empleadores o clientes, también se deben tomar en cuenta las habilidades duras para la ejecución efectiva de tareas. 

Entre las principales habilidades duras de las personas con un empleo de asistente virtual se encuentran manejo de G-Suite y MS Office; esto sobre todo a nivel administrativo. 

También existen otras herramientas virtuales populares como Asana y Trello para manejo de proyectos. Entre las más específicas podemos encontrar CRM como Salesforce, Zoho y Hubspot. Otras, más hacia el área administrativa, son Quickbooks y FreshBooks. Todo esto depende de cuál es la actividad laboral del empleador o cliente.

Además del manejo de estas herramientas virtuales, también debes considerar tu área de estudios. Si has estudiado una carrera universitaria, puedes tomar en cuenta tus principales habilidades aprendidas. Así, un graduado en marketing, por ejemplo, puede tener a su favor el uso de herramientas como CRM. Quizá también herramientas para creación y publicación de contenido como Canva y WordPress. 

Sea cual sea tu área de expertise, debes tomar en cuenta la versión digital de la misma y explotar tu potencial con las herramientas correctas. 

Asistente Virtual

Ser bilingüe en Latinoamérica paga muy bien cuando buscas un empleo de asistente virtual

El hecho de ser bilingüe en Latinoamérica representa la principal puerta de entrada para conseguir un empleo de asistente virtual. 

Son muchos los empresarios norteamericanos que están viendo a Latinoamérica para externalizar muchas de sus tareas. Si tú sabes sacarle provecho a tus habilidades blandas y duras además de manejar el inglés, tienes todas las de ganar.  

En países como Colombia vemos que la industria BPO ofrece los mejores salarios para la media poblacional. Ésto ha hecho que la cultura BPO se multiplique y exista mucha demanda. El problema está en que muchas compañías tienen algunas variables en su contra. 

Una de ellas es la cantidad de horas que se deben trabajar. Por ejemplo, un asistente virtual trabaja en promedio solo 160 horas mensuales; los BPO suelen trabajar una media de 190 horas mensuales. Otra de las variables es que la mayoría de los BPO están ofreciendo más remuneración sólo si se trabaja en el sitio. Además de ello, muchos de los horarios no son negociables. Entonces si pensamos en los trabajos en BPO y el empleo de asistente virtual, claramente vemos una diferencia a favor de la virtualidad. 

Entonces, no estamos hablando solo de dinero sino de una mejor calidad de vida. 

¿Quieres ser un asistente virtual?

¡Aplica hoy mismo!

Back To Top